El orgasmo del gol: el juego colectivo eclipsó a las grandes individualidades II

COMPARTE

Créditos: noticia-uruguay-vs-portugal
Imagen: EFE

Por: Pedro Alexander Cubas Hernández – Historiador, Profesor de Historia y Ensayista cubano

Uruguay entró al campo en Sochi con sus dos títulos mundiales a cuestas y un plantel que se fue consolidando en la fase de grupos. Su oponente, Portugal, es un colectivo de jugadores con un buen teamwork; pero sus prestaciones como conjunto están por debajo de lo mostrado en la Eurocopa 2016 cuando se proclamaron campeones.

Por primera vez se veían las caras en una Copa del Mundo y eso fue más estimulante para los uruguayos. Los portugueses salieron decididos a presionar a los sudamericanos y crearon ocasiones de peligro: un cabezazo de Bernardo Silva, por encima del pórtico uruguayo, a centro de João Mário; y un remate de media distancia ejecutado por Cristiano Ronaldo controlado por el arquero Fernando Muslera.

Los lusos amagaron y “La Celeste” respondió vigorosamente cuando Edinson Cavani (Man of the Match) andaba por la banda derecha y le envió el esférico a Luis Suárez, que entrando en posición de extremo izquierdo, controló, eludió la marca de Ricardo enganchando hacia adentro y, sin hesitar, centró de pierna derecha al segundo palo para la llegada de Cavani, cuyo cabezazo fue indetenible para el portero Rui Patrício.

Uruguay salía delante en el score y Portugal intentó responder a la misma altura cuando José Fonte remató desviado un centro de Raphael Guerreiro. Posteriormente, ambos le cometieron una falta per cápita a Suárez, siendo la segunda muy peligrosa. El atacante del Barça la cobró y Rui Patrício la despejó de puños “bajando los riñones”. Uruguay daba sensación de peligro cuando se apropiaba del balón y si no lo tenía marcaba fuerte. Fue así como Rodrigo Betancur le hizo una falta en zona peligrosa a Gonzalo Guedes. CR7 no pudo aprovecharla ya que proyectó el balón contra la barrera. Poco después, Guedes chutó a las manos de Muslera y al filo del descanso, Cavani remató al lateral de la red luego de recibir una pelota en la banda izquierda.

En la segunda parte, Portugal entró con otra disposición táctica y en pocos minutos un centro de Guerreiro encontró la cabeza de Pepe, que puso las tablas en el marcador. De tal modo, el juego parecía equilibrado. Fue cuando Muslera pateó un balón desde su área hasta la cancha de ataque, que Pepe cabeceó a la posición de Betancur y este vio como Cavani entraba libre de marca porque los defensores lusitanos vigilaban a Suárez, entonces el ariete del PSG recibió la pelota y anotó un golazo para definir el partido. Portugal no se dio por vencido y la oportunidad de empatar llegó de una forma inesperada por medio de un fallo garrafal de Muslera que salió a cortar un centro y no controló la pelota, la cual robó Bernardo Silva e increíblemente, a puerta vacía, la mandó a las nubes “castigando de botín derecho”, o sea, su pierna menos buena. ¡Esa fue la jugada clave para Portugal hacerse con el partido!

Después fueron infructuosos los remates de Ricardo Quaresma y Manuel Fernandes defendidos por Muslera, así como los chutes de Guerreiro y Fermandes (por encima del arco) y de CR7 (por el lado del pórtico). Y Uruguay pudo sentenciar el match al contragolpe. La imagen más emotiva de la noche la protagonizó CR7 en plena solidaridad con el lesionado Cavani ayudándolo a salir del campo para no tener que parar el juego y la afición se lo agradeció con aplausos a su demostración de Fair Play.

Fotografía: elcomercio.pe

Ahora Portugal está fuera de la Copa por su bajo nivel futbolístico y porque el sistema defensivo “charrúa” supo cortar los circuitos que encendían a una máquina de jugar fútbol llamada CR7. Ese premio al sacrificio colectivo pertenece a Uruguay porque siempre ha sabido jugar como un equipo tenga o no grandes individualidades (que las ha tenido y las tiene). ¡Un buen partido de “La Celeste”! En los cuartos de final ya les espera Francia, que decodificó el «Messi System» dispersando el humo vendido por Jorge Sampaoli. No puedo garantizar que este partido sea bonito de ver; pero tengo la certeza de que ganará el que más muestre sus armas como colectivo por encima del aporte de sus grandes individualidades ¡He dicho!

 

Autoría y edición

Descendencia kaqchikel y afrodescendiente. Infancia en la cuna de una organización revolucionaria. Crecida dentro de la revolución cubana.

COMPARTE