Search
Close this search box.

Con “viacrucis” simbólico, comunidades de fe denuncian el deterioro de la justicia

COMPARTE

Créditos: Juan Rosales
Tiempo de lectura: 3 minutos

Por Regina Pérez

Como parte de las actividades de Cuaresma, organizaciones y comunidades de fe realizaron este Viernes de Dolores, el viacrucis por la Justicia y el Cese de la Persecución de las y los Justos, un gesto simbólico para recordar la pasión y muerte de Jesucristo, denunciar el deterioro del sistema de justicia y hacer un llamado al cese de la persecución penal, la criminalización y el silenciamiento de quienes buscan una Guatemala diferente.

Varias organizaciones de la sociedad civil se unieron al sector interreligioso Centinelas para realizar el Viacrucis con estaciones simbólicas, que inició en la sede central del Ministerio Público e hizo varias paradas en lugares como la Fundación Sobrevivientes y la Procuraduría de los Derechos Humanos (PDH), para finalizar en la Torre de Tribunales y la Plaza de los Derechos Humanos, frente a la Corte Suprema de Justicia (CSJ).

En la religión católica, el viacrucis, que significa “Camino de la cruz”, es el recorrido que realizó Jesús desde que fue condenado a muerte hasta su llegada al Calvario, que consta de 14 estaciones para meditar sobre cada uno de los acontecimientos que vivió.

En esta ocasión, las organizaciones hicieron 9 estaciones. Cada una con un mensaje sobre la realidad guatemalteca. La primera, cuando Jesús fue condenado a muerte, fue contextualizada por las organizaciones con el mensaje: “Sin justicia se condena al país a la corrupción, la violencia, la pobreza y la muerte”.

En la crucifixión de Jesús, las organizaciones utilizaron como mensaje: “la cruz de la corrupción y la impunidad afecta a las mayorías”.

El recorrido de las organizaciones finalizó frente a la Torre de Tribunales, donde desde febrero pasado se llevaron a cabo los procesos en contra de exfiscales de la Fiscalía Especial contra la Impunidad (FECI) que llevaron casos contra la corrupción, así como contra Leily Santizo, exmandataria de la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (CICIG).

Cada viernes y en cada audiencia, integrantes de Centinelas y otras organizaciones llegaron a la Torre a mostrar su solidaridad con las exfiscales detenidas, así como con operadores de justicia como la exjueza Érika Aifán, quien salió del país en marzo pasado, en medio de un proceso en su contra para enjuiciarla. La exjueza tenía varias solicitudes de antejuicio presentadas por el Ministerio Público (MP).

Foto: Juan Rosales

“Para luchar hasta sacar al Pacto de Corruptos, ayúdanos Señor”, fue otro de los lemas durante el viacrucis, en el que agradecieron la labor que han efectuado operadores de justicia, como Aifán, que por la situación actual se han visto obligadas y obligados a salir al exilio.

Además de Aifán, han salido del país varios exfiscales que formaron parte de la FECI, como Carlos Antonio Vides y Rudy Herrera, sumándose al exjefe de la FECI, Juan Francisco Sandoval, la exmagistrada de la Corte de Constitucionalidad (CC), Gloria Porras, la exfiscal general Thelma Aldana y la exmagistrada Claudia Escobar, entre otros.

Al menos 20 operadores de justicia han tenido que salir de Guatemala desde que la Comisión Internacional contra la Impunidad (CICIG) finalizó su mandato en el país.

En este viacrucis se denunció la muerte de la democracia y la justicia, se hizo un llamado al cese de la persecución penal y la criminalización y se envió un mensaje de que una parte de la población no pierde la esperanza y que seguirá insistiendo por un país distinto.

Según las organizaciones, se privilegió el recorrido destacando la coyuntura actual, el MP y la Corte Suprema de Justicia, “donde se ha concretado la cooptación del sector justicia”.

Foto: Juan Rosales

COMPARTE