Guatemalteco muere por COVID-19 mientras esperaba el día de deportación en un centro para migrantes de EEUU.

COMPARTE

Créditos: AP

Por David Toro.
El Ministerio de Relaciones Exteriores ha confirmado que Santiago Baten, de 35 años, falleció el 24 de mayo en el centro de detención Stewart, en Georgia, Estados Unidos. Baten estaba a la espera de ser deportado a Guatemala.

Santiago Baten tenía más de ocho semanas detenido en Stewart, un centro de detención en el estado de Georgia, allí donde los migrantes esperan el día del vuelo que los llevará de vuelta a su país de origen. Baten de apenas 35 años también padecía de diabetes y el 28 de abril fue diagnosticado positivo tras realizarle la prueba de la COVID-19.

Su estado de salud se complicó y fue enviado a un hospital en Atlanta, donde falleció el 24 de mayo, según el reporte del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE).

El Ministerio de Relaciones Exteriores (Minex) tuvo contacto con la familia del fallecido a través del consultado de Atlanta, quienes deben dar seguimiento al caso del primer guatemalteco que fallece dentro de un centro de detención por coronavirus, según la información oficial de esta cartera.

Baten se contagió en Stewart, un antiguo centro de detención con capacidad para 1 mil 800 personas, ubicado en uno de los condados más empobrecidos de Georgia, según información del Observatorio de la Escuela de La Américas (SOAWatch).

Hasta el 20 de mayo, los datos oficiales refieren que 93 guatemaltecos han perdido la vida por la COVID-19 en el extranjero, en los centros de detención de ICE se han detectado 1 mil 201 casos a nivel nacional. La muerte de Baten se da en medio de una campaña de defensores de derechos humanos como la Unión Estadounidense por las Libertades Civiles (ACLU) que piden la liberación de las personas migrantes porque el confinamiento en centros de detención es un riesgo latente.

Según los datos de cancillería, Guatemala tiene 3 mil 500 personas detenidas en Estados Unidos hasta la fecha, los vuelos de deportaciones han llegado de forma irregular en las últimas semanas debido a que los protocolos sanitarios acordados por ambos países han fallado y más de 100 personas han arribado al país con COVID-19.

Autoría y edición

Periodista y fotógrafo en Prensa Comunitaria

COMPARTE