Trump no evitará que los migrantes pidan asilo en la frontera

COMPARTE

Créditos: trump migracion

Por David Toro

10 de septiembre 2019

El juez Jon Tigar del distrito de California ha vuelto a bloquear la política que Donald Trump decretó para prohibir que miles de migrantes puedan solicitar asilo en la frontera con México.

Las políticas del presidente Donald Trump en materia migratoria han encontrado oposición en la corte federal de Oakland. El pasado 9 de septiembre, el juez, Jon Tigar, emitió una orden judicial a nivel nacional para detener la política que Donald Trump emitió en julio para que todas las personas que cruzan la frontera sur no puedan realizar el proceso de asilo y que sean devueltos a un tercer país seguro para dicho trámite.

No es la primera vez que el Juez Tigar sale a escena a detener las acciones de Trump. En el mes de julio hizo lo mismo, pero una corte de apelaciones decidió que el bloque de Tigar solo tenía validez en las áreas que están bajo su cargo o sea California y Arizona.

Quienes han actuado para que el juez actúe nuevamente contra las decisiones de Trump, son los abogados de la Unión Estadounidense por las Libertades Civiles (ACLU, por sus siglas en inglés), una organización sin fines de lucro que se ha dedicado a oponerse legalmente a las disposiciones de Trump, que consideran que vulneran los derechos de los migrantes.

“El tribunal continúa reconociendo que es una situación grave y que los solicitantes de asilo están en grave peligro en toda la frontera sur”, declaró Lee Gelernt, un abogado de ACLU citado por el medio digital BuzzFeedNews.

Esta decisión federal significa que el Departamento de Seguridad Nacional, deberá atender a los solicitantes de asilo en los estados fronterizos donde esta política permanece vigente, como Texas y Nuevo México.

Donald Trump comenzó a negar asilo el 15 de julio pasado, unos días antes de que el gobierno de Jimmy Morales accediera a convertirse en Tercer País Seguro para que sea Guatemala, el lugar donde serán enviados hondureños y salvadoreños deberán esperar si el gobierno norteamericano los acepta como refugiados o no.

Autoría y edición

Periodista y fotógrafo en Prensa Comunitaria

COMPARTE