Search
Close this search box.
Créditos: Manuel Colom Argueta
Tiempo de lectura: 3 minutos

 

Tenía 43 años cuando fue asesinado. Según el informe forense, el exalcalde de la Ciudad de Guatemala recibió 24 balazos.

Por Isela Espinoza*

Su asesinato causó un repudio generalizado de la Guatemala de 1979. Siete días antes, el Frente Unido de la Revolución (FUR), partido político fundado por Manuel Colom Argueta, logró quedar inscrito con miras a las elecciones presidenciales en 1982.

Colom Argueta era abogado, destacado dirigente estudiantil de la Universidad de San Carlos de Guatemala (USAC) y líder político. “Inscribieron a mi partido, pero a cambio quieren mi cabeza”, dijo días antes de su asesinato, según recogieron notas de prensa de ese entonces.

El líder del FUR viajaba en distintos vehículos debido a que sabía que hombres desconocidos lo seguían. El 22 de marzo de 1979, a las 11:00 horas, Colom Argueta salió de su oficina ubicada en la 6ta. Calle 7-55 de la zona 9.

Un grupo de hombres fuertemente armados, que se conducían en un automóvil y dos motocicletas, lo interceptaron a inmediaciones del Parque de la Industria en la 3ra. Avenida y 4ta. Calle de la zona 9.

El ataque inició desde los dos vehículos que dispararon contra los guardaespaldas Héctor Barillas Zelada e Hilario Hernández Rodríguez. El auto se estrelló en la 5ta. Calle entre 5ta. Y 6ta. Avenidas de la zona 9. Ambos fallecieron.

El exalcalde de la ciudad de Guatemala intentó escapar, pero otro vehículo le disparó junto a las dos motocicletas. Según el informe forense, Colom Argueta recibió 24 balazos, la mayoría en el tórax y la cabeza. Tenía 43 años cuando fue ejecutado en un operativo militar planificado por el Ejército de Guatemala para asesinarlo.

Foto: Manuel Colom Argueta

Líder visionario

De 1970 a 1974, Manuel Colom Argueta ganó las elecciones y fue alcalde municipal de la ciudad de Guatemala. Durante su gestión modernizó la administración municipal y diseñó un plan para el ordenamiento de la ciudad que alcanzaría su proyección hasta el año 2000. Fue considerado uno de los estadistas de la ciudad.

Factor Méndez Doninelli lo describe en la nota “Manuel Colom Argueta, ¡Presente!”, como un líder nacional indiscutible, un defensor de la democracia que gozaba de reconocimiento popular entre campesinos, trabajadores, pueblos indígenas y clase media. “Su muerte significó la extinción del último líder revolucionario y democrático del país, que durante décadas encabezó la lucha pacífica a favor de los intereses de sectores sociales históricamente desposeídos, marginados, excluidos y reprimidos de la población”, afirma.

Dentro de las obras de infraestructura que desarrolló y destacan se encuentran el anillo periférico “Adolfo Mijangos López”, colectores subterráneos de aguas negras que atraviesan la ciudad, creó la escuela de pintura al aire libre en el Cerrito del Carmen, bibliotecas municipales y reforzó la extensión y cobertura de servicio de salud en dispensarios municipales.

“La ejecución de Colom Argueta, se inscribe en clave del proyecto contrainsurgente creado por los militares para reprimir a la población, violar los derechos humanos y las libertades fundamentales de las personas. Su muerte fue producto de una conspiración entre las élites nacionales, capitalistas transnacionales y altos mandos militares, con el objetivo de impedir que fuera candidato a la presidencia porque sabían que podría ganar las elecciones”, agrega Méndez Doninelli.

*Con información de notas de archivo. Lea más acá:

Un día como hoy, hace 39 años, nos mataron LA ESPERANZA: muere asesinado Manuel Colom Argueta

COMPARTE