Search
Close this search box.

Huehuetenango: la migración actual ya no es individual, están migrando familias enteras

COMPARTE

Créditos: Pop N’oj
Tiempo de lectura: 4 minutos

 

En San Pedro Necta, un estudio evidencia que el cambio climático ha provocado la aparición de nuevas plagas y la baja producción agrícola, con lo que la posibilidad de conseguir alimentos se dificulta cada vez más, por lo que familias enteras están decidiendo migrar en búsqueda de un mejor futuro.

Por Juan Calles

La doctora en antropología Ruth Piedrasanta, dijo a Prensa Comunitaria que en el pueblo Mam hay una tradición de migración muy antigua que tiene que ver con los desplazamientos a la costa, en el caso de la zona estudiada también existe esa tradición hacia el sur de Chiapas, a la zona del Soconusco para trabajar como jornaleros, “pero recientemente, sobre todo a finales del siglo XX y lo que va del XXI, la migración hacia Estados Unidos ha ido creciendo, sin embargo, en los últimos cinco años, coincidiendo con el estudio, se registra la migración de familias enteras”.

Ello, debido a la aparición de nuevas plagas y hongos en los cultivos, pero también por la disminución de la productividad agrícola y por tanto el aumento de la inseguridad alimentaria, a lo que se suma la cantidad de remesas que envían los familiares que ya se encuentran trabajando en Estados Unidos.

Las familias no encuentran motivos para quedarse en su tierra y la promesa de conseguir alimentos para su familia y recursos para mejorar su vida motiva la migración.

En el pueblo Mam, el cambio climático es una razón más para migrar

La Asociación Pop No´j presentó recientemente los resultados de su estudio “Cambio Climático, Vulnerabilidad y Migración en una Comunidad Maya-Mam en Guatemala”, que se realizó en San Pedro Necta, Huehuetenango y entre sus principales conclusiones destaca la relación del cambio climático con el alto índice de migración en aquel departamento del noroccidente del país.

En el informe se menciona que se tienen cosechas impredecibles, pues en productos comunes en el área como el güisquil y el chile manzano desde hace dos años no se registra cosecha. “Cada año resulta una incógnita lo que puede obtenerse. Varias personas expresaron que producir tanto maíz como café, representa un reto pues se trabaja, se gasta en insumos y no se sabe cuál será el resultado. Resulta frecuente que haya pérdidas en lugar de ganancias”, se lee en informe.

Además de ello, el envío de remesas que ha crecido año con año es un fuerte atractivo económico para las personas que piensan migrar, según el informe presentado, el porcentaje de remesas enviadas de Estados Unidos a la región de Huehuetenango crece cada día más, paralelamente el fenómeno del coyotaje (personas que se dedican a traficar migrantes hacia Estados Unidos) es normalizado y aceptado, pues anuncian sus servicios por medio de alto parlantes y motivan a los comunitarios a migrar haciendo “ofertas” como llevarlos a través de la frontera a cambio de las escrituras de sus propiedades, lo cual motiva la migración en gran medida.

El agrónomo Marcos David, quien participó en este proceso de estudio, opinó que el cambio climático ha hecho que aparezcan distintas plagas y hongos en las plantaciones de consumo básico en la región, además el monocultivo del café, con el que subsisten cientos de familias, ha registrado bajos precios, por lo que, para buscar recursos económicos con el fin de solventar esta situación, toman la decisión de migrar hacia Estados Unidos y al sur de México, principalmente.

“El cambio climático ha hecho que aparezcan distintas plagas en los cultivos, por los bajos ingresos que obtienen del monocultivo del café, hace que las familias busquen otras opciones, también el aumento de precios de los fertilizantes ha hecho que ellos abandonen sus hogares en busca de oportunidades”, declaró Marcos David.

El estudio se realizó entre diciembre de 2021 y marzo del 2022, con la participación de distintas organizaciones, lideradas por la Asociación Pop No´j en la Alianza para la investigación en la adaptación.

La antropóloga Piedrasanta, quien fue la investigadora principal del informe, opinó que además de las plagas provocadas por el cambio climático las familias en la región estudiada no poseen suficiente tierra para labrar: “En esa zona las personas tienen poca tierra, media hectárea es lo que suelen tener; con esa cantidad de tierra no se llega a tener un nivel de sobrevivencia en la agricultura, pero, aunque se tuviera más tierra, las plagas no permitirían que los cultivos se desarrollaran”.

Piedrasanta informó que la investigación fue de dos tipos, por un lado, una investigación cualitativa, es decir que se conversó con los habitantes del lugar para conocer sus experiencias, sus percepciones, y por otro lado una investigación cuantitativa, es decir que se midieron los cambios en la temperatura de la zona, durante las tres estaciones meteorológicas que se registran en la localidad.

“Gracias a la estación meteorológica ubicada en la cabecera departamental de Huehuetenango se pudo medir el cambio en el clima y se encontró una gran coincidencia en la aparición de estas plagas y el cambio visible y evidente en cómo estaba cambiando el clima, en los últimos 5 años se ha hecho más fuerte, esto significa que producir agricultura es más difícil, es más caro porque hay que comprar pesticidas y eso significa costos mayores”, dijo.

San Pedro Necta una zona montañosa agotada por el clima

San Pedro Necta posee una extensión territorial de 119 kilómetros cuadrados, se encuentra a 48 kilómetros de la cabecera departamental de Huehuetenango, colinda con San Antonio y Concepción Huista, la Democracia y La Libertad. La mayoría de su población pertenece al pueblo maya Mam; el nombre Necta se puede traducir del idioma Mam como, “lugar donde pasa el Río”, que hace referencia al río San Pedro.

Como respuesta a las conclusiones de este informe, Marcos David, el ingeniero agrónomo que participó activamente en este proceso de estudio, informó que se buscarán alianzas para enfrentar la situación tanto de las plagas, como del cambio climático y la migración.

“Estamos buscando alianzas estratégicas para promover actividades que sean adaptativas y favorables al medio ambiente, eso indica que hemos trabajado realizando practicas ancestrales para poder adaptarlos a los cambios climáticos”, indicó.

David agregó que se busca que la población Mam del área utilice métodos ecológicos para la fertilización del suelo, que ya no se usen químicos, “buscamos que esas medidas ya no sean solo familiares, sino que sean comunitarias, ya que éstas reducirían costos y no afectarían a la naturaleza”, concluyó.

Los cambios climáticos observados van desde temperaturas extremas, hasta la acumulación de la lluvia y con ésta la acumulación de humedad, se han registrado días con temperaturas mínimas muy por debajo de lo normal en épocas frías, llegando a alcanzar los cero grados centígrados y en épocas de lluvia como junio los volúmenes de lluvia alcanzan los 100 milímetros diarios.

COMPARTE