Search
Close this search box.
Créditos: Alva Batres
Tiempo de lectura: 2 minutos

“Las universidades no tienen ningún mecanismo incluido en el pensum académico para el abordaje de las necesidades y los valores de las mujeres y el pueblo garífuna”, expuso Elsy Edith Zúñiga, mujer garífuna.

Por Alva Batres y Simón Antonio

El acceso a la educación superior se destaca entre las múltiples situaciones de exclusión y discriminación que enfrentan las mujeres garífunas, asentadas en los municipios de Livingston y Puerto Barrios, en la región caribeña de Izabal. Una de las dificultades que denuncian son los exámenes de admisión para estudiar en la Universidad de San Carlos de Guatemala (USAC).

Esta problemática fue discutida en una actividad realizada en Puerto Barrios, en el marco del Día de la Mujer Garífuna y Afrodescendiente Guatemalteca que se conmemora cada 25 de julio.

“Las universidades no tienen ningún mecanismo incluido en el pensum académico para el abordaje de las necesidades y los valores de las mujeres y el pueblo garífuna”, expuso Elsy Edith Zúñiga, mujer garífuna.

Hay disparidad entre la multiculturalidad y la inclusión que las universidades manejan, agregó.

El Día de la Mujer Garífuna y Afrodescendiente se estableció en 2010 a través del Acuerdo Ministerial 741-2010 del Ministerio de Cultura y Deportes. Según este Acuerdo, a partir de que Guatemala se reconoce como un país multilingüe, multiétnico y pluricultural desde los Acuerdos de Paz, “se hace necesario recapitular que las mujeres garífunas son afrodescendientes y que sean reconocidas como tal”.

No obstante, pese a que ya existe el reconocimiento de identidad de las mujeres garífunas, según Elsy Zúñiga, uno de los efectos de los actuales pensum de las universidades es que las nuevas generaciones abandonen prácticas y conocimientos ancestrales del pueblo Garífuna.

“Nosotras crecimos en una cultura ancestral, pero nos obligan a estudiar en una cultura occidental. Las nuevas generaciones creo que están dejando a un lado lo ancestral porque quieren triunfar en lo occidental porque es lo que nos presentan las universidades”, señaló.

Elsy Zúñiga contó cuando recién había cerrado su carrera de nivel medio aplicó a las pruebas para ingresar a las USAC, sin embargo, no las ganó por lo que se vio obligada a estudiar en una universidad privada, posteriormente volvió a aplicar a la prueba y la ganó después de muchos años. “Lo irónico, cuando yo estoy en la universidad privada mis notas son 90 y 100, o sea que  no es por desconocimiento o no es porque digan que los negros, las negras somos tontas que no aprendemos sino simplemente nos presentan una prueba que no tiene nada que ver con nuestros conocimientos”, dijo.

En la sede del Centro Universitario de Izabal (CUNIZAB) en Puerto Barrios con extensiones a los municipios de Morales y Los Amates se imparten ocho licenciaturas, un técnico, nueve profesorados y tres ingenierías de las más de 50 carreras  en la USAC a nivel nacional, aunque la mayoría se concentran en el campus central, en la zona 12 capitalina.

Solo en Puerto Barrios, la USAC imparte siete carreras en las jornadas matutina, vespertina, nocturna y plan fin de semana.

El informe estadístico de la Universidad de San Carlos de Guatemala difundido en 2019 concluyó que en esa casa de estudios hay un 83% de estudiantes mestizos de los 219 mil 229 inscritos hasta noviembre de ese año a nivel nacional, 15.8% maya, 0.27% garífuna, 0.31% xinka y 0.64% otro.

De acuerdo a estos datos, en 2019 había más estudiantes inscritos en las jornadas nocturnas y plan fin de semana que en las jornadas matutinas y vespertinas.

COMPARTE