Search
Close this search box.

Bernardo Caal fue recibido por una multitud que lo esperaba en Cahabón, su tierra natal

COMPARTE

Créditos: Gilberto Cucul
Tiempo de lectura: 5 minutos

 

El pasado 24 de marzo, el profesor y dirigente comunitario maya Q´eqchi´, Bernardo Caal fue beneficiado por un juzgado que le otorgó una redención de penas para recobrar su libertad. Un grupo de pobladores de Sepos Semococh, la comunidad de donde es originario le dio la bienvenida. Caal Fue acusado por los trabajadores de una empresa hidroeléctrica, cuyo propietario es Florentino Pérez, presidente de Real Madrid, un equipo de fútbol español.

Por Gilberto Cucul

Bernardo Caal llegó en una caravana al centro del municipio de Cahabón, su tierra natal, el sábado 26 de marzo, dos días después de salir del centro preventivo de Cobán, Alta Verapaz. Fue recibido por una multitud de habitantes de su comunidad, Sepos Semococh y otras poblaciones.

Hombres y mujeres que acompañaron a Caal portaban carteles con mensajes de bienvenida en los que se destacó su papel como “defensor del agua” y también los que hacían alusión a su “libertad de una condena injusta”. También fue recibido por guías espirituales de la región Q´eqchi´.

La caravana que acompañó a Bernardo inició su recorrido en la entrada de Cahabón, hacia el parque central, en donde saludó a la población y ofreció un mensaje de ánimo. Declaró  que seguirá trabajando a favor de los derechos humanos y de los territorios de los pueblos originarios.

En su intervención, Bernardo dijo que fue encarcelado por defender los ríos Cahabón y Oxec, y por promover acciones legales, ante la Corte Suprema de Justicia (CSJ) y la Corte de Constitucionalidad (CC), para el reconocimiento de la consulta que organizó el pueblo Q´eqchi´ sobre el uso de dos ríos y la imposición de hidroeléctricas en el territorio.

Bernardo también expresó que las empresas saquean los recursos naturales de los pueblos, y que no se reconoció el derecho de realizar una consulta comunitaria establecida en el Código Municipal y el Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), que fue ratificado por el Estado de Guatemala.

“Yo firmé, ingresamos a las instancias judiciales, nos dieron la razón y reconocieron que la hidroeléctrica no consultó a las comunidades, y suspendieron el trabajo de la empresa Oxec. Eso fue lo que enojó a la empresa, por eso montaron un delito en mi contra: me acusaron de robo agravado, porque dicen que robé unos cables de carro, yo para que quiero cables, soy maestro, trabajo con lapiceros, marcador, cuadernos, sacapuntas…”, opinó Bernardo.

También señaló que el concejo municipal de Santa María Cahabón fue excluido de la consulta comunitaria realizada en 2017, por la cooptación de las autoridades de parte de la empresa hidroeléctrica. “Fue ignorado por el gobierno municipal y hasta la fecha, aquí en la municipalidad está el resultado de la consulta, aún se puede dar seguimiento, teniendo un concejo municipal consciente y firme a favor de las comunidades”.

Foto: Gilberto Cucul

La fiesta y el agradecimiento con los guías espirituales

La jornada de recibimiento de Bernardo Caal fue intensa. Se organizaron algunas fiestas y se celebraron ceremonias, además de recibir la solidaridad de un grupo de pobladores. Después de dar un mensaje en el parque central de Cahabón, se dirigió a la aldea Chaj Belén, de la región Tuila, en donde las y los guías espirituales realizaron una ceremonia maya por su libertad. Posteriormente, tuvo lugar la intervención de autoridades comunitarias y de su familia. En la actividad también participaron artistas locales.

Al tomar la palabra, Carmen Xol Maquín, madre de Caal, emocionada y alegra no pudo contener las lágrimas al ver a su hijo libre. “Muchas gracias hijo, me hiciste mucha falta, ahora ya estas libre y bienvenido”, expresó en su idioma maya Q´eqchi´, con una voz baja.

Mientras tanto, Manuel, su hermano menor, dijo que por más de cuatro años se sintió su ausencia en la familia, que fue encarcelado por defender los ríos Cahabón y Oxec. “Nos sentimos muy contentos de recibir una vez más a nuestro hermano, seguiremos la lucha con él y con la familia Caal Xol, siempre con el pueblo de Cahabón”, puntualizó.

En entrevista a Prensa Comunitaria, el dirigente Francisco Tec, de la región Pinares, manifestó que se recibieron a un líder de las comunidades de Santa María Cahabón, que fue encarcelado injustamente por expresarse en contra de las hidroeléctricas. “Estamos anuentes de seguir defendiendo los recursos naturales a pesar de que existe un alto nivel de criminalización, como el caso del asesinato de nuestro compañero Alberto Tec Caal, ocurrido el 22 de agosto de 2021, él no está pero espiritualmente nos acompaña en este momento”, declaró.

Finalmente, el dirigente Pedro Ramírez, resaltó que se ha evidenciado que en el país existe un alto de nivel de corrupción, tanto en el sector de justicia como en el nivel ejecutivo. “Se logró condenar sin cometer el delito, sabemos que fue un negocio de la empresa con la justicia, cuando vimos que la empresa encarceló a Bernardo, nunca nos hemos quedado con las manos cruzadas, nos dio más fuerza para exigir su libertad”, señaló.

Caal fue recibido de forma solidaria en los municipios de San Pedro Carchá, Lanquín, Santa María Cahabón y finalmente en la comunidad Chaj B’elen de la región Tuila.

Foto: Gilberto Cucul

Bernardo Caal fue detenido por defensor los ríos y la tierra

El profesor Bernardo Caal Xol, originario de la aldea Sepos Semococh, fue detenido el 30 de enero de 2018 por una orden de detención del Tribunal Primero de Sentencia Penal de Cobán, por los delitos de robo agravado y detenciones ilegales con circunstancias agravadas.

La denuncia en su contra fue presentada por trabajadores de la empresa Netzone S.A. que lo acusaron de robo.

Según el abogado Edgar de León, Bernardo Caal fue condenado a seis años de prisión por el delito de robo agravado y 1 año con cuatro meses, por detenciones ilegales. Agregó que Bernardo nunca cometió los delitos y no debió pasar en la cárcel los cuatro años con dos meses. “Creemos que el tiempo que estuvo en la cárcel fue innecesario, sabemos perfectamente que el sistema de justicia está funcionando de esta manera. No ha funcionado para los pueblos indígenas, ni mucho menos para los que defienden los derechos humanos y los ríos, es una clara evidencia de cómo se ha judicializado y criminalizado los casos en contra de los defensores”, declaró el abogado.

Bernardo Caal, salió del centro preventivo para hombres de Cobán, bajo libertad condicionada, a las 10 de la noche, del pasado 24 de marzo. De acuerdo al abogado Santiago Choc, este es un derecho que estipula la ley cuando un condenado cumple cierto periodo de tiempo.

“Bernardo Caal, fue beneficiado por la redención de penas por un Juzgado de Ejecución en el departamento de Chiquimula. Esta resolución ordenó la liberación anticipada de Bernardo Caal, con algunas limitaciones impuestas”, indicó Choc.

Por otro lado, Antonio Catalán, de la Unidad de Protección a Defensoras y Defensores de Derechos Humanos Guatemala (Udefegua), dijo que “los juzgadores de Alta Verapaz, han sido catalogados como operadores de los terratenientes desde hace mucho tiempo; en este caso es evidente la condena para las personas defensoras de los derechos de las comunidades como el agua, tierra y territorio”.

Foto: Gilberto Cucul

En Alta Verapaz y la región norte del país existe un aumento acelerado de persecución y criminalización en contra de quienes defienden los derechos humanos de la población maya Q’eqchi y Poqomchi, como una estrategia del Estado y las empresas para callar a las comunidades que luchan por la defensa del territorio y los recursos naturales, “Las denuncias se basan en lo que dicen los supuestos dueños de la tierra, pero no se investiga si cuentan con los documentos reales en los que basan su denuncia, y cuando hay denuncia en contra de estas personas, son desestimadas”, concluyó Catalán.

COMPARTE