Search
Close this search box.
Créditos: Simón Antonio Ramón
Tiempo de lectura: 2 minutos

 

Dos memoriales fueron presentados ante el SICA y la SIECA en los cuales se solicita dejar sin efectos el Reglamento Técnico de Biodiversidad de Organismos Vivos Modificados para usos Agropecuarios, conocido como reglamento transgénico. Su vigencia permite experimentos de semillas e importación de productos transgénicos.

Por Simón Antonio Ramón

De manera simultánea organizaciones que velan por la soberanía alimentaria en América Latina, presentaron este lunes 20 de mayo ante el Sistema de Integración Centroamericano (SICA) y ante la Secretaría de Integración Económica Centroamericana (SIECA) un memorial para que se deje sin efecto el Reglamento Técnico de Biodiversidad de Organismos Vivos Modificados para Usos Agropecuarios conocido como “reglamento transgénico”, que entró en vigencia en Guatemala y Honduras el 15 de marzo de 2019 y en El Salvador el 19 de febrero de 2023.

Las organizaciones denunciaron que através de este tipo de reglamentos se permiten experimentos con los tipos de maíz amarillo, mostaza y petunia, según datos que fueron incluidos en un informe de la Embajada de Estados Unidas en Guatemala en 2022 y que fue enviado al Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA).

El expediente realizado en el año 2022 también señala que se han importado de Estados Unidos 1.3 millones toneladas métricas de semillas de maíz biotecnológicas. Una de las justificaciones es que este tipo de cultivo es más resistente a las plagas, según una publicación del Consejo Argentino para la Información y el Desarrollo de la biotecnología.

Las organizaciones guatemaltecas integradas a la Red Nacional por la Soberanía Alimentaria en Guatemala (REDSAG) señalaron que el gobierno guatemalteco no ha tenido cuidado con los efectos de los experimentos y el consumo de alimentos que provienen de semillas trangénicas. “El Estado de Guatemala no aplica el principio de precaución con transgénicos y mucho menos respeta los derechos de los pueblos indígenas a la consulta y consentimiento libre, previo e informado”, señalaron esta mañana en una conferencia de prensa.

Los experimentos recogidos en el informe de la embajada estadunidense coinciden con las declaraciones de Álvaro Ramos, director de Fitozoogenética y Recursos Nativos del Ministerio de Agricultura, Ganadería y Alimentación (MAGA), en una citación en el Congreso, el 13 de septiembre de 2023, cuando señaló que se habían hecho experimentos en el país con maíz amarillo, soya y una planta ornamental.

Las organizaciones señalaron que han solicitado información al MAGA sobre los procedimientos de los experimentos, pero el ministerio no les ha proporcionado información. “Hemos estado requiriendo el listado de las empresas que realizaron estos experimentos, que debían tenerlos registrados en el MAGA y hemos requerido también los territorios donde se hicieron estos experimentos y también, los procesos y análisis de riesgo que se generaron, nuestra sorpresa es que no está la información en el Ministerio de Agricultura”, señaló David Paredes, de la REDSAG.

Una de las formas de fomentar el uso de las semillas transgénicas en las comunidades es a través de acciones de dependencia dijo Luz Emilia Ulario, exalcaldesa indígena de Santa Lucía Ututlán. “El año pasado regalaron 25 libras de semillas mejoradas y junto con esto va el paquete de todos los agrotóxicos, que si no se aplican no dan resultado. Aplicándolo va a dar resultado. Eso crea dependencia para agricultor, y lo que uno después compra ya no va a dar el mismo resultado, mientras tanto uno va contaminando su semilla y su territorio”, señaló la exalcaldesa indígena

COMPARTE