Organizaciones estudiantiles critican los términos de un préstamo de $120 millones para la USAC

COMPARTE

Créditos: David Toro

Por David Toro

Representantes estudiantiles de la Universidad de San Carlos (USAC) exigen que el millonario fondo del préstamo al Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE) que está por aprobarse en el Congreso sea invertido principalmente en los centros universitarios departamentales. Mientras que el Consejo Superior Universitario (CSU) se encargó de eliminar el artículo que especificaba la distribución del dinero.

En 2015 la USAC, durante la administración del rector Carlos Alvarado Cerezo, inició el proceso del Programa de Inversión en Infraestructura, Maquinaria y Equipo por medio de préstamos al BCIE. Las primeras dos etapas de este programa consistieron en dos préstamos de $20 y $33 millones. En la actualidad está pendiente la aprobación de la tercera etapa que consiste en un nuevo préstamo de $120 millones.

El 30 de abril de 2019 el Congreso aprobó el préstamo, en el artículo cinco de dicho dictamen se garantizaba que las 47 unidades académicas que tiene la USAC a nivel nacional debían ser beneficiadas, aunque no especificaba el monto específico para cada uno. Originalmente $ 91 millones serían destinados para infraestructura nueva, $ 18 millones para equipamiento, $ 2 millones para preinversión y el resto del dinero se distribuiría en rubros minoritarios.

Durante los últimos tres años, la USAC ha enfrentado una crisis financiera. El presupuesto asignado anualmente por el Estado apenas alcanza para sufragar salarios y gastos de funcionamiento y la inversión en infraestructura es deficiente.

En peligro inversión en centros universitarios regionales

El 29 de julio el rector Murphy Paiz presentó una nueva propuesta al Congreso para que se elimine por completo el artículo cinco. Paiz espera que este apartado sea derogado y el préstamo sea concretado antes de octubre porque es la fecha límite.

El rector justificó que la eliminación de este artículo se hizo junto a quienes conforman el CSU, a petición del directorio del BCIE. “El banco dice que no se contempló el modelo de trabajo que ellos armaron hace 10 años junto a la Junta Monetaria y la Secretaría de Planificación y Programación de la Presidencia (Segeplan), ellos solicitan que se elimine para poder ratificar el préstamo antes de octubre que es el plazo límite”, declaró Paiz.

 “Si se elimina este artículo ya no hay garantía de que el dinero llegue a los centros universitarios departamentales, el 70% del préstamo sería centralizado en la ciudad de Guatemala, prácticamente es dejarle un cheque en blanco a las autoridades universitarias”, explicó Andrés Lux, integrante del Colectivo Estudiantil Universitario (CEU).

Lux agregó que el CEU entregó una serie de propuestas al Legislativo para que se pueda reestructurar equitativamente la distribución del préstamo, la idea era que el 55 % de los $120 millones sean destinados a los centros departamentales, sin embargo no obtuvieron respuestas de los diputados con quien hicieron el acercamiento.

Sobre la justificación del rector Paiz de eliminar el artículo 5, Lux dijo que  “fue el CSU quien cambió el plan global de distribución y fue allí donde ocurrió este contratiempo con el decreto. Nosotros desde un inicio nos opusimos a este préstamo, incluso fue uno de los puntos torales que originó la Toma de la Usac el año pasado”.

“Yo no le puedo resolver hoy las necesidades a la Usac, puedo ayudar, pero si las unidades académicas me piden Q5 u Q8 millones lo siento pero yo prefiero pagar salarios”, indicó el rector Murphy Paiz, quien indica que la distribución del préstamo fue armada seis años antes de que él tomara posesión como rector, además, aseguró que con el préstamo aprobado podrían tener diálogos con los diversos sectores para reorientar los proyectos de inversión.

Por su parte, la Asociación de Estudiantes Universitarios (AEU) envió el 1 de septiembre un memorial a la junta directiva del Congreso para que antes de aprobar el préstamo millonario, se abstengan de eliminar el artículo 5 y se garantice que la inversión pueda llegar a los departamentos y se evite la centralización de los fondos en la ciudad de Guatemala.

El plazo límite para aprobarse llegará en octubre, desde el 5 de agosto el BCIE pidió al Congreso y la USAC que para poder seguir adelante con el préstamo se respete la distribución que se había pactado originalmente en el convenio.

Autoría y edición

Periodista y fotógrafo en Prensa Comunitaria

COMPARTE