La Línea: FECI detalla que 3 grupos empresariales defraudaron al Estado por Q14.3 millones

COMPARTE

Créditos: MP

Por David Toro

El caso de defraudación tributaria “La Línea” que sacudió a Guatemala en 2015 y provocó la caída del gobierno de Otto Pérez Molina está nuevamente sobre la mesa, la Fiscalía Especial Contra la Impunidad (FECI), detalla que tres grupos empresariales defraudaron al Estado por unos Q14.3 millones entre 2014 y 2015. 

Este 12 de agosto, en la exclusiva zona 14 de la ciudad de Guatemala, el Ministerio Público (MP), capturó a Lorena Tunches, Mynor Cotón y Juan Francisco Rodríguez, quienes entre mayo de 2014 a abril del 2015 laboraron para la aduana del Puerto Santo Tomás de Castilla, Izabal. Según la investigación de la FECI, estas personas recibían sobornos de empresas para dejar pasar contenedores y tener control sobre el registro tributario de mercancías. 

Los tres capturados y otras tres personas más, que se mantienen prófugas, recibieron Q2 millones 450 mil durante 2014 y 2015, como producto de comisiones ilícitas haciendo uso de la estructura de defraudación que utilizaron al menos tres conglomerados empresariales para evadir más de Q14 millones, según explicó el fiscal Juan Francisco Sandoval este miércoles.

Sandoval explicó que estos seis trabajadores de la Superintendencia de Administración Tributaria (SAT), mantenían contacto con Jorge Guillermo Guillén Sagastume, quien era el enlace entre quienes hacían los cobros ilícitos y los jefes de la estructura: el expresidente Otto Pérez Molina y la exvicepresidenta Roxana Baldetti, quien en ese entonces era el binomio presidencial. En enero de 2017, Guillén Sagastume se convirtió en colaborador eficaz del caso. 

¿Quiénes se beneficiaban evadiendo impuestos? 

El nuevo detalle que la FECI presentó como la contraparte del caso “La Línea”, es que determinaron como estaban conformados los tres grupos empresariales que hacían uso de la red de defraudación, el propósito final de estos era importar mercaderías de todo tipo desde la ciudad de Miami, en EE.UU. y el país centroamericanos de Panamá, sin pagar a cabalidad los impuestos correspondientes. 

El primer sistema empresarial de consolidadores era dirigido por William Campbell y Pablo Rivano y representaban a World Cargo Express S.A.; el segundo es, Global Logistics y su representante, Selvyn Palma; y por último, Salvador Montenegro Brol, representante de Pan Atlantic Carrier, Traders Guatemala y Servicourier. Ellos eran los encargados de realizar las gestiones ante la estructura criminal, dirigida por el ahora preso general Pérez Molina, instalada dentro de la aduana de Santo Tomas. 

El fiscal Sandoval explicó que 13 personas siguen prófugas de la justicia por este caso de defraudación, cometido entre 2014 y 2015, en las aduanas de Santo Tomás de Castilla y Puerto Quetzal. 


Autoría y edición

Periodista y fotógrafo en Prensa Comunitaria

COMPARTE