Denuncia pública de las comunidades en resistencia de la sierra de las minas

COMPARTE

Créditos: Redes Sociales

A la comunidad nacional e internacional, al Estado de Guatemala, al gobierno de Giamattei, a la Fiscal del Ministerio Publico, a la Corte Suprema de Justicia, al Procurador de los Derechos Humanos, a las organizaciones sociales, de derechos humanos, de pueblos indígenas, a todos Ustedes, hombres y mujeres que buscan la justicia; DENUNCIAMOS:

Mientras los corruptos y ladrones de nuestros país, se cobijan bajo el manto de la impunidad. Mientras los empresarios, mineros, políticos y militares, quieren seguir controlando el poder. Mientras la Fiscal del Ministerio Público, es atrapada por quienes durante años nos han hundido en la pobreza y la extrema pobreza. Mientras tenemos un congreso que en vez de legislar para el pueblo, sigue haciendo leyes para aprovecharse y robarse los recursos del pueblo. Mientras tenemos un presidente que en vez de gobernar para los pobres, gobierna en favor de los ricos.

Mientras esto pasa en la ciudad. En las áreas rurales nos estamos muriendo de hambre, de desnutrición, de falta de tierras y de balas. En nuestros territorios nos desaparecen, sin que el Estado haga algo para defendernos. Los ricos y finqueros nos desalojan, nos criminalizan, nos matan y nos persiguen. Los representantes de las instituciones del Estado, en vez de perseguir y encarcelar a los que promueven nuestro dolor, a nosotros nos persiguen.

Nosotros, representantes de las comunidades de la Sierra de las Minas, en este momento queremos demandar al sistema de justicia, que pongan todo su esfuerzo para que nuestro compañero Carlos Enrique Coy, aparezca vivo y a quienes lo secuestraron, les caiga todo el peso de la ley, sin importar quien haya sido.

Exigimos a todas las instituciones que investiguen y que nos digan quien dio la orden para que lo desaparecieran. Don Carlos, era pastor, agricultor, profesor, hombre de buenas virtudes. No era un delincuente. Lo único que pedía, era un pedazo de tierras para vivir y para sembrar su alimento. Ahora deja, a su familia en la orfandad,

Exigimos al sistema de justicia, que investigue al grupo de asesinos y perpetuadores del miedo, que tiene a su servicio el Señor Byron Thomae. Por eso, demandamos que se realice allanamientos en todas las casas patronales de las fincas de la Sierra de las Minas, de Purulha, en donde sabemos que hay armas y otros elementos que son un delito tenerlos.

Exigimos el retiro del destacamento militar que se encuentra ubicado en la finca Bremen o Cafetal, que en vez de dar seguridad da miedo y terror.

Como comunidades de la Sierra de las Minas, queremos vivir en paz en nuestro territorio, ya no queremos más muerte y miedo. Que los finqueros y las empresas, respeten nuestro derecho al territorio.

COMUNIDADES EN RESISTENCIA DE LA SIERRA DE LAS MINAS

Que las instituciones del Estado nos defiendan y nos protejan que es su función.

A las organizaciones sociales que dicen representarnos en la capital, y que han tenido reuniones con representantes de gobierno para tratar asuntos relacionados a las comunidades de Washington y Dos Fuentes, que nos informen que nos informen cual ha sido el resultado de su gestión porque hasta ahora no sabemos nada.

Pedimos a los movimientos sociales de Guatemala y del mundo a solidarizarse con nosotros y pedimos a todos que dejemos por un lado nuestras diferencias para que juntos podamos vencer el odio que sale de los corazones de los que tienen poder.

Condenamos el vil y cobarde asesinato de “Benito María” exigimos que se esclarezca el hecho.

COMUNIDADES EN RESISTENCIA DE LA SIERRA DE LAS MINAS

PURULHA, BAJA VERAPAZ, 11 DE AGOSTO DEL 202

Autoría y edición

COMPARTE