La Asociación Maya Uk´ux B´e rechaza las medidas del gobierno que afectan a la economía indígena y campesina

COMPARTE

Créditos: 0-TzuI9ORuUaBj2crm

CARTA ABIERTA AL PRESIDENTE DE LA REPÚBLICA

ALEJANDRO GIAMMATTEI

Por este medio queremos manifestar nuestra profunda preocupación sobre los efectos que está teniendo la Pandemia COVID-19 sobre nuestros pueblos, que vino agudizar aún más el empobrecimiento que venimos enfrentando y que históricamente éste Estado de herencia colonial jamás ha diseñado una estrategia para revertir este flagelo, sino más bien ha operado en beneficio para los grandes ricos siendo ellos los causantes de esta situación y del despojo de nuestros territorios por siglos.

En los últimos días desde su gobierno se viene implementando medidas para enfrentar la Pandemia que consideramos necesaria, pero dichas medidas deben estar acorde a las condiciones de nuestros pueblos para que el efecto no sea otro problema más a enfrentar, nos referimos a la medida que emitió el día jueves 14 de mayo que consideramos viene a empeorar el hambre. Medidas que se dieron a conocer en horas de la noche, en pleno toque de queda, ya no permitió que las personas reaccionaran de forma inmediata. Muchos ya tenían preparada la venta para el día siguiente, pero se encontraron con los mercados cerrados. Todos sabemos que la producción de los campesinos y pueblos indígenas es la base que mantiene la vida urbana; las frutas y verduras, todos los alimentos no se producen en los supermercados, ellos son solo intermediarios y además son los que se quedan con las grandes ganancias.

Con esta prohibición de circular vehículos con alimentos hacia los mercados deja claro que usted cuenta con asesoría alejado del conocimiento de la vida de los pueblos, los pequeños productores no cuentan con sistemas de refrigeración para mantener fresco los productos perecederos, mucho menos con dinero para recuperarse fácilmente de las pérdidas de sus productos, muchos trabajan con capital prestado en los bancos y seguramente la gran mayoría de ellas y ellos no les va llegar algo de los préstamos millonarios que ha realizado su gobierno justificando que buena parte es para apoyar al pequeño y mediano empresario para que pueda enfrentar la Pandemia.

Por eso cuestionamos por qué no se permite el tránsito de los pequeños productores de alimentos sanos, en cambio las grandes empresas se movilizan con el transporte pesado a nivel nacional, llevando comida y bebida dañina a la salud, igualmente las cadenas de restaurantes que venden comida chatarra causantes de muchas enfermedades, son los principales beneficiarios de esta crisis y que sin lugar a

dudas recae sobre la salud, lo que nos deja claro, es que su gobierno al igual que sus antecesores están al servicio de los intereses oligárquicos de siempre, los megaproyectos siguen trabajando irrespetando las medidas que usted ha tomado, empresas madereras siguen acabando con las montañas, la Cementera en San Juan Sacatepéquez sigue operando e igualmente los demás megaproyectos en diferentes partes del país.

Por eso rechazamos las medidas que viene a desbaratar la economía indígena y campesina, ya que agudiza el empobrecimiento y la hambruna; vemos que se están propiciando las condiciones para que después de la pandemia nos veamos obligados regresar a trabajar nuevamente en las grandes haciendas en condiciones de esclavitud y agobiados por el hambre, que es una de las formas de dominación que ha ejercido la oligarquía desde hace cinco siglos y que se están manifestando a través de su gobierno.

Por lo que le EXIGIMOS señor presidente que las medidas que seguirá tomando para enfrentar la pandemia, debe estar acorde a la realidad económica y social de nuestro país. Si bien es cierto, le tenemos miedo a la pandemia, pero cada vez aumenta nuestro miedo y desconfianza a las medidas que más parecen decisiones espontáneas, plegadas a los intereses oligárquicos y no acorde a la realidad de la mayoría de la población de este país.

Escribimos esta carta porque consideramos que por hoy usted representa las decisiones que deben proteger a los habitantes de nuestro país, asimismo para que haya democracia deberá escuchar y respetar las diferentes opiniones en función de enfrentar con fuerza y sabiduría a la Pandemia. Con autoritarismo, represión y racismo NO se puede construir un país.

Las reacciones que se están manifestando en distintas regiones del país por dignidad y por hambre y, los pronunciamientos organizacionales merecen ser considerados como prioridad, con esta carta abierta REITERAMOS que desde nuestras comunidades reclamamos que NUNCA sea SILENCIADA la palabra, ya que opinar es un derecho inherente de todo ser humano.

Iximulew (Guatemala)

Kaji K’at (17 de mayo 2020)

Autoría y edición

COMPARTE