Opinión: ¿Acaso somos pendejos?

COMPARTE

Créditos: Steemit.

Por Kajkoj Máximo Ba Tiul

Como decía Facundo Cabral, que un día le pregunto a su abuela, porqué le tenía miedo a los pendejos y le respondió, porque hay muchos. En nuestro país tenemos demasiados pendejos, que piensan que todos los demás somos unos pendejos.

Esto es lo que estamos reviviendo hoy día, pensamos que ya habíamos salido del período del Tonatiu (Alvaro Arzú), del Pollo (Portillo) del Conejo (Berger), del Gavilan (Colom), del Payaso (Jimmy) y ahora estamos gobernados por otros que no conocen de qué país hablan o porque considera que nosotros somos tan ignorantes que no conocemos los problemas más profundos que tenemos.

Platon, decía; que “el principio democrático es absurdo porque el gobierno lo debe ejercer una persona con el conocimiento de la verdad y el que conoce la verdad es el filósofo”. Y esto pensando en Guatemala, es importante, porque después de los más lúcidos presidentes que hemos tenido (Arévalo y Bermejo) hoy, los presidentes o gobernantes que han pasado por la casa presidencia, son o se hacen los tontos cuando se les increpa sobre la Guatemala profunda. Cómo es posible que alguien
que supuestamente ha recorrido el país, como lo dijo en su discurso de toma de posesión, sea un total ignorante sobre la situación de la niñez y la adolescencia en las fincas, en las fábricas, en las construcciones, en todos lados.

Lo que destapó el documental1 sobre la situación que viven los niños en las fincas cafetaleras, no es nuevo. Siempre ha existido. Los finqueros prefieren contratar niños y adolescentes para el corte de café, de cardamomo, palma africana, etc., para pagarles poco y hacerlos que trabajen más. No solo dentro del país, por ejemplo, son familias enteras (padre, madre, hijos e hijas) quienes viajan en tiempo de corte de café a las fincas hondureñas y de Chiapas. ¿Por qué razón?, pues nuestro Estado, este que es corrupto y criminal, nunca se ha interesado por resolver la situación de pobreza y hambre de las comunidades. La gente siempre dice: “nosotros tenemos que ir a la fincas, porque aquí no hay trabajo y además, para que nuestros hijos vayan a estudiar, necesitamos muchos recursos y no los tenemos, pero también si estudian, para que; si no hay trabajo. Mi hijo es maestro, pero ni
plaza consigue, porque todo está amarrado con la política, mejor se va todos los años a la finca de café en Cotzal o de Cobán”.

Volviendo al tema de los niños y niñas en las fincas, que un presidente lo niegue, es un absurdo. Con poco tiempo de gobierno, Giammattei, sus asesores o él mismo han demostrado que carece de tacto político para hacer gobierno. A la ciudadanía la quieren tratar como si no conocieran su realidad. Es un presidente que evade y hasta con actitud colérica responde a los medios, por ejemplo, que se “haga el tonto con la intensión de Mario Estrada de asesinar a dos fiscales, al decir, que no sabía y que pareciera que es un “supuesto” y ahora que afirme que el documental sobre la explotación de niños en las finca de café, que diga que “si hay indicios de lo que presenta el documental, van a penalizar a las fincas y finqueros que lo están haciendo, pero si no es cierto; demandaran a los creadores del documental, porque puede ser una campaña negra contra los caficultores guatemaltecos”.

Evadir estos problemas de los que históricamente se han acusado a los miembros del CACIF y en este caso a los miembros de ANACAFE, es una gran irresponsabilidad y solo se puede juzgar, que este gobierno lo sostienen las cámaras empresariales y quererse presentar como el gran interesado en buscarle soluciones, creando una comisión que a todas luces será poco transparente y además con intereses empresariales, se ve cómo una forma de volver a darle atol con el dedo a la población.
Como vamos a esperar que una comisión, que está integrada por: Malouf, Ministro de Economía y miembros del CACIF, Ricardo Arenas2, miembro de ANACAFE y es hijo del Tigre de Ixcan3, ajusticiado por el EGP en 1975, Rafael Lobos, Ministro de Trabajo, pero con vínculos con el sector de la energía y Pedro Brolo, como Ministro de Relaciones Exteriores, persona de confianza de Giammattei4, además donde participará un representante de Anacafé y de la Cámara del Agro, salgan recomendaciones buenas para los niños y adolescentes, sería como pedirle “peras al olmo”

Una comisión como ésta, con conflictos de interés; ¿cómo va a defender y discutir los derechos de los menores trabajadores?. ¿Cómo van a reconocer que está situación de la niñez tiene como causa el despojo de tierras y que no se les deja otro camino que ir a trabajar a las fincas para ser explotados?. ¿Cuáles son las medidas que tomarán, en donde no afecten la situación de la niñez trabajadora que tiene derecho a trabajar, pero no a ser explotada, sobre todo en países como los nuestros?. A todas luces, ésta comisión trabajará de acuerdos a los interés de las cámaras empresariales y ahora principalmente a los miembros de ANACAFE y asegurar sus exportaciones.

Entonces los sindicatos de trabajadores, así como las organizaciones campesina, representantes de pueblos indígenas, organizaciones de niños y adolescentes, deben de demandar y exigir su participación en dicha comisión, para que su trabajo no solo sea verificado, sino que responda no solo a la problemática de la niñez en la fincas, sino a toda la niñez guatemalteca.

En conclusión, comparto con Ustedes uno de los diálogos que tuve con un
contratista y que puede ayudarnos a seguir reflexionando sobre esta problemática:

P: Ma’ wan echal re’ li naaj awe (está ocupado este lugar)
R: in q’a, ch’unlan (no, puede sentarse)
P: b’aar xiq awe’ (a dónde va)
R: Tucurú (a Tucurú)
P: b’aar na qat chal (de dónde viene)
R: San Finca San Francisco5
, (de la Finca San Francisco)
P: qa ru’ xat chal chixb’anunkil (qué fue hacer)
R: lain contratista6
(soy contratista)
P: na raj naxye’ naq chi kanab’ank mos xat wulaq (entonces fue a dejar
trabajadores a la finca)
R: joqan (si)
P: Chan ru’ la tojb’al aran (y cómo les pagan a Ustedes)
R: diez por ciento ne qe nex toj chirixeb’ li mos (nos pagan el diez por ciento de lo
que les pagan a los trabajadores)
P: naraj naxye naq nab’al la tojb’al (eso quiere decir que te pagan mucho)
R: joqan, wan sut waqxaqib’ mil ut wan olaju mil lin tojb’al (si a veces se ocho, diez
hasta 15 mil al mes)
P: ut li ch’ina ixq’aal aan, ma’ a q’o’ (y la niña que va con Usted, es su hija)
R: aan ch’ina mos, yaal toj maji nax naw sikok kape, joqan xin qamchaq uchiq (no
es una niña7
trabajadora, pero todavía no sabe trabajar por eso la estoy
regresando)
P: ma’ ne kexkuul eb li qoqal aran (entonces reciben niños y niñas en la finca)
R: nab’al, wanqeb aj lajeb, kablaju, oxlaju chab’ yoqeb chi kanjelaq (si llegan o
llevamos muchos, de diez, once, doce años)

Autoría y edición

Docente universitario, investigador, antropólogo y analista político poqomchi'

COMPARTE