Santa Eulalia registra dos casos de covid-19 y no cuenta personal y equipo para responder

COMPARTE

Créditos: Lencho Pez

Por Lencho Pez y David Toro

Santa Eulalia registró los primeros dos casos de COVID-19 el 29 de julio, las autoridades municipales aún no definen si las medidas de prevención serán reforzadas y no cuentan con equipo y personal para atender casos severos de la enfermedad si llegasen a presentarse.

Dos trabajadores de salud dieron positivo a COVID-19 el pasado miércoles 29 de julio en Santa Eulalia, Huehuetenango. El anuncio de las autoridades municipales y de salud causaron preocupación en la población de este territorio  q’anjob’al, ubicado en la Sierra de los Cuchumatanes, a 355 kilómetros de la capital.

Las dos personas que dieron positivo son trabajadores de salud que habían estado realizando visitas en algunas aldeas del municipio y de pueblos vecinos durante las semanas anteriores, uno de ellos vive en Santa Eulalia, y está pasando la enfermedad en su casa; el otro es originario de la cabecera departamental de Huehuetenango donde será tratado.

“La gente tiene miedo de salir, tiene miedo de ir al Hospital Nacional de Huehuetenango porque todos saben que no tienen medicinas ni equipo, están colapsados, se dice que hay personas con síntomas que prefieren ocultarse y tratarse en sus casas”, dice el alcalde municipal Augusto Sebastián, quien ganó las elecciones de 2019 con la Unidad Nacional de la Esperanza (UNE).

En Santa Eulalia, el único espacio para aislar casos de COVID-19 es un área para 10 a 15 personas en la casa materna del Centro de Atención Permanente (CAP); además tienen únicamente dos ambulancias que son requeridas para poder trasladar a personas con sospechas de tener la enfermedad hacia el Hospital de Huehuetenango, que está a 88 kilómetros y tres horas de distancia.

“Lo que el protocolo del Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social (MSPAS) nos dicta es trasladar a personas a centros de referencia como el Hospital de Huehuetenango, el temporal de Quetzaltenango o los nacionales de la ciudad capital, nosotros tenemos muchos puestos de salud en Santa Eulalia pero ninguno puede atender casos de COVID-19, no hay cómo”, aseguró Pedro Francisco Gaspar, director del CAP municipal.

Santa Eulalia tiene 50 mil habitantes, divididos en 98 aldeas, en siete microrregiones. Antes de la pandemia una de las mayores problemáticas de salud era la muerte materno infantil. El departamento de Huehuetenango encabezó a nivel nacional las cifras de este tipo de decesos en el primer trimestre del 2019 con 14 casos.

El alcalde Sebastián informó que están por adquirir dos autos nuevos para suplir las funciones de ambulancias. En un inicio esta adquisición fue pensada para poder trasladar a la cabecera municipal a madres con problemas de salud o personas de la tercera edad, pero ante la posibilidad de un aumento de casos de COVID-19, los nuevos vehículos podrían ser usados para atender la crisis.

Hasta el momento, las autoridades no han reforzado las medidas municipales, “eso lo veremos el lunes en una reunión de Consejos Municipales de Desarrollo Urbano y Rural (COMUDE), declaró el alcalde Sebastián quien aún no decide si cerrar las entradas y salidas del municipio para evitar más contagios sea la mejor medida.

“No hemos cerrado todo pensando en las personas que van a trabajar a San Pedro Soloma o a Huehuetenango”, manifestó el jefe edil. Una parte de la  población de Santa Eulalia viaja a Soloma para trabajar y subsistir a través de la agricultura y la albañilería en la construcción de casas de familias de migrantes y edificios comerciales.

Durante los cuatro meses de la emergencia sanitaria, Santa Eulalia recibió a 69 migrantes deportados desde Estados Unidos. Según el director del CAP, no se han registrado casos positivos entre estas personas pero si se les ha puesto en cuarentena domiciliar al momento de su arribo al territorio.

Desde el 27 de julio, el municipio de Santa Eulalia se encuentra en el color amarillo en el sistema de semáforo oficializado por el gobierno central, aunque esto les permite reactivar el servicio de transporte público, el alcalde Sebastián sostiene que la fecha y protocolos para iniciar el servicio será tomada junto a alcaldes de la región de los Cuchumatanes la próxima semana.

Autoría y edición

Periodista y fotógrafo en Prensa Comunitaria

COMPARTE