La USAC intenta desalojar al Ideipi de las instalaciones que ocupado desde su fundación

COMPARTE

Créditos: SoyUsac

Por Redacción

Un grupo de investigadores del Instituto de Estudios Interétnicos y de los Pueblos Indígenas, (Ideipi), de la Universidad de San Carlos (USAC) denunció y rechazó el traslado de su lugar de trabajo a un nuevo inmueble, que consideraron constituyen medidas de desalojo tomadas por las autoridades universitarias. 

En una carta abierta dirigida al Consejo Superior Universitario (CSU) manifestaron su inconformidad al traslado del Ideipi, ubicado en ubica en la 10ª calle 9-37 zona 1, a un inmueble alquilado con un valor de Q 110 mil por un periodo de seis meses, cuando por más de 20 años han desarrollado su trabajo en un edificio propiedad de la universidad y con un magro presupuesto de Q 25 mil anuales.

En el comunicado, se señaló que desde hace algún tiempo han manifestado al Rector Murphy Paiz, a Félix Aguilar Carrera, director de la Dirección General de Investigación, (DIGI), y a CSU su desacuerdo con el traslado del instituto, pero señalaron que no recibieron respuesta.

Las y los investigadores de diferentes disciplinas de las ciencias sociales, argumentaron que durante años se le ha negado recursos a la institución para mejorar el desarrollo del trabajo de investigación, y ahora sin previo aviso y consulta se enteraron del traslado. Además, agregaron que Heisler Alexander Gómez Méndez, director del Ideipi, justificó el traslado por razones de “inhabitabilidad”.

Pese a lo anterior, quienes firman indicaron que en ningún momento han sido notificados y que desconocen la existencia de un estudio que señale las malas condiciones del inmueble. Y que el desalojo “se está realizando en las condiciones creadas por la pandemia COVID-19, (…)  aprovechando nuestra ausencia en el recinto que ocupa el Ideipi”.

Finalmente, la carta de rechazo y denuncia que presentaron también fue suscrita con la firma de más de una centenar de personas de distintos centros académicos nacionales y del continente, que solicitaron la solidaridad de la comunidad universitaria y de la población guatemalteca en general, para la construcción de condiciones idóneas para realizar el trabajo de investigación académica.

Autoría y edición

COMPARTE