Un faraón se derrumba (serie TV)

COMPARTE

Texto e imagen: Francisco Rodas

A la muerte de su madre, la faraona Cleopatra VII, y sin saber quién de todos los vasallos había sido su padre, Arístides toma el reino en sus manos. Tristemente, por dudas de su linaje, nadie lo considera una divinidad como sus antecesores.

Así, el joven faraón prefiere refugiarse en el oráculo de la democracia, conviviendo con seres que no le quieren pero lo alaban. Un destino donde va envejeciendo, acumulando tanto dinero como desconfianza.

Un día, su sosegada vida se ve interrumpida cuando dos agentes de la Ley y el Orden lo capturan y es conducido a tribunales para que dé cuenta de unos contratos extendidos a fantasmas.

Luego de su captura, empezará la persecución de unos fantasmas que él ya no puede percibir, de la agente Aldana que por andar detrás de la justicia debió abandonar a la familia y Velásquez, “El Paisa”, que en su presentimiento de ser destituido, decide dejar todos los muebles de cabeza en el edificio donde se alberga la impunidad. Basada en una historia real y de consecuencias impredecibles y vertiginosas.

Autoría y edición

Descendencia kaqchikel y afrodescendiente. Infancia en la cuna de una organización revolucionaria. Crecida dentro de la revolución cubana.

COMPARTE