Search
Close this search box.
Créditos: Fotografía comunitaria
Tiempo de lectura: 2 minutos

 

Las autoridades indígenas Ch’orti’ de Camotán realizaron una ceremonia en el lugar sagrado Espino Blanco, para agradecer al creador y formador. Este acto se realizó bajo la energía del día 1 Toj, que representa equilibrio, unidad, servicio comunitario y conexión con la tierra.

Por Amílcar Morales

Autoridades ancestrales y comunitarias del pueblo maya Ch’orti’ se concentraron en el lugar sagrado conocido como Espino Blanco, ubicado en la aldea Lelá Chancó del municipio de Camotán, Chiquimula, para conmemorar el cuarto aniversario de la conformación de ese sitio sagrado.

La acción se realizó el pasado 30 de junio en agradecimiento al creador y formador por la defensa de la madre tierra, la naturaleza, las montañas, las fuentes de agua, la vida y los derechos humanos.

En el acto participaron las autoridades indígenas y comunitarias de Lela Chancó y los representantes de comunidades como Lelá Obraje, Talquezal, Matasano y Guareruche del municipio de Jocotán.

También asistieron estudiantes de la Pluriversidad Maya Ch’orti’.

Espino Blanco fue declarado sitio sagrado el 30 de junio de 2020, cuando la pandemia de la COVID-19 golpeó fuertemente al país. A pesar de la emergencia, las autoridades continuaron con sus acciones de resistencia por la defensa de los recursos naturales.

En ese lugar se realizó una ceremonia maya bajo la energía del día 1 Toj, que representa la vibración interior de una nueva entidad, equilibrio, unidad, servicio comunitario y conexión con la tierra.

De acuerdo a las autoridades indígenas Ch’orti’, este sitio sagrado reúne el sacrificio de sus luchas que realizan en defensa de la madre tierra. Además, es un espacio de encuentro y agradecimiento.

Importancia de la ceremonia maya para el pueblo Ch’orti’

Para las autoridades indígenas del pueblo Ch’orti’ la ceremonia maya es una de las riquezas ancestrales para el reconocimiento al creador y formador, que en el idioma Ch’orti’ significa Katata’.

Es una acción de gratitud a la justicia, al amor, a la vida, a cada uno de los elementos fundamentales de la naturaleza y la buena comunicación que los abuelos y las abuelas tienen con la madre de tierra.

Algunos de los elementos importantes que se utilizan en las ceremonias son candelas de diferentes colores y tamaños, incienso, copal, veladoras que tiene un olor fragante y aromático. En algunas ocasiones las personas de otras comunidades utilizan frutas o verduras.

Según los abuelos y abuelas cada uno de los colores y elementos representa la energía del día, el significado del amor, la unidad y la sabiduría. También se utilizan otros elementos para agradecer al creador como chilate con pan, algunas aves de corral, gallinas o chumpe. Todo esto en gratitud al arquitecto del universo por los beneficios recibidos que la madre tierra les brinda.

COMPARTE