Search
Close this search box.

Laguna Larga: cinco años de sufrimiento en la línea fronteriza entre Guatemala y México.

COMPARTE

Créditos: Cortesía Red Mesoamericana de Radios Comunitarias.
Tiempo de lectura: 8 minutos

Por: Rosa Leonardo / Red Mesoamericana de Radios Comunitarias

Cinco años han pasado desde el desalojo forzado, de la comunidad Laguna Larga en el municipio de San Andrés Petén, aún siguen sin respuesta positiva para reubicación, por parte del Estado de Guatemala, situados en la línea fronteriza entre Guatemala y México, viviendo en condiciones precarias, cansados de todo el proceso burocrático y tantas mentiras que según ellos, por parte del gobierno de Guatemala, pues les ha ofrecido reubicación, han ido a ver fincas, con tierras áridas, infértiles y sin agua, con costos económicos elevados, lo cual ellos ven imposible de pagar, pues son familias campesinas, de bajos recursos económicos.

La temporada de lluvia ocasiona enfermedades respiratorias en la niñez del campamento. Foto: Red Mesoamericana de Radios Comunitarias.

el gobierno dice que estamos bien, solo porque cada seis meses o cada año, nos trae unas cositas (víveres) el MAGA, toman fotos, vídeos y con eso, se llenan la boca en decir que nos dan asistencia humanitaria, pero aquí hay mucha necesidad y precariedad” expresa un comunitario de Laguna Larga.

El día 01 y 02 de junio del año 2022, un grupo de al menos 40 personas representantes de las comunidades de Laguna del Tigre y Sierra de Lacandon, en acompañamiento de organizaciones sociales que velan por los derechos humanos en Guatemala y México, visitaron el campamento de Laguna Larga.

El 02 de junio del año 2017, más de 1500 elementos de la Policía Nacional Civil y el ejercito de Guatemala, desalojaron a aproximadamente 120 familias campesinas que habitaban en comunidad Laguna Larga, ubicada en Laguna del Tigre, el argumento del gobierno es que estas personas viven en “áreas protegidas”, donde no pueden vivir personas, pero sí existen grandes construcciones de las concesiones petroleras y grandes fincas ganaderas, “ahí ya no hay bosque” según comunitarios, hace mucho tiempo hubo saqueo de maderas preciosas por parte de personas mexicanas y empresas guatemaltecas, en la actualidad solo existe petroleo y fincas ganaderas cuyos dueños pueden ser grandes empresarios, incluso congresistas, pues los campesinos no contarían con fondos para llevar a cabo grandes construcciones y mantenimiento a fincas, al menos los que están sufriendo amenazas de desalojos, criminalizados y otros que ya han sido desalojados como el caso de Laguna Larga, estas son zonas militarizada, utilizadas por el narcotráfico, por lo tanto los campesinos fueron obligados a huir, abandonar sus casas, animales y cultivos, posterior a su salida, sus pertenencias fueron quemadas junto con las casas de guano, los animales y las casas en buen estado fueron ocupadas para el campamento del ejercito, quienes en seguida se establecieron en la zona y crearon un destacamento militar, justo como en tiempos del conflicto armado interno en Guatemala.

Camino hacia el campamento Laguna Larga “las áreas protegidas “del CONAP, así está la mayoría de área. Foto: Red Mesoamericana de Radios Comunitarias.

Hasta la fecha actual los comunitarios siguen resistiendo en la línea fronteriza entre Guatemala y México, exigen la reubicación inmediata o que se les regrese a la comunidad Laguna Larga donde estaban anteriormente, mientras se averigua de una posible reubicación. Los campesinos ya se han cansado, están enfermos, sin oportunidades laborales, la niñez y juventud casi pierden las esperanzas de un futuro mejor, no cuentan con ningún servicio básicos y existen aproximadamente 15 niños sin ser registrados ante el RENAP, y aproximadamente 8 jóvenes sin Documento de Identificación Personal -DPI-, debido a la distancia y falta de recursos económicos no han podido registrarlos, pues para llegar al área central y hacer los trámites correspondientes, necesitarían aproximadamente una semana, contar con gastos de hospedaje, movilización y alimentación, además caminar en callejones desolados e inseguros “aunque muchos niños vayan a nacer a Candelaria México, no podemos asentarlos ahí, porque nosotros somos de Guatemala, de Laguna Larga, y nuestro país nos tiene que responder” indicó Edwin López, alcalde auxiliar de Laguna Larga.

Niñez de Laguna Larga, exige condiciones dignas para su desarrollo. Foto: Red Mesoamericana de Radios Comunitarias.

En temporada de lluvia la situación en el campamento se complica aún más, se hace mucho lodo, las personas adultas y niñez enferman de hongos en los pies, otras enfermedades de la piel y respiratorias, pues las pequeñas champas de guano y bahareque material de que están constituidas, muy poco logra cubrirles de la lluvia, viento y frío, son materiales perecederos que solo sirven para cubrir el sol.

laguna y pozo artesanal de donde se abastecen de agua los comunitarios en Laguna Larga. Foto: Red Mesoamericana de Radios Comunitarias.

El abastecimiento de agua lo obtienen de una laguna, que está contaminada, al usar esa agua, a las personas les salen ronchas en la piel, el agua para el consumo la obtienen de un pozo artesanal, situado a orillas de la laguna, el agua del pozo sigue siendo color café claro y según comunitarios también está contaminada, está realidad desespera y la salud de los habitantes agudiza cada día más, “con el desalojo las condiciones de vida de las familias cambiaron drásticamente por la falta de condiciones mínimas a las que tiene derecho todo ser humano como, alimentación adecuada, acceso a agua potable, salubridad, acceso a una vivienda digna, medicamentos y acceso oportuno a atención médica. La comunidad Laguna Larga continúa viviendo una crisis humanitaria sin precedentes, incluyendo la pérdida de 13 personas, siendo la más reciente la muerte de Luis Emanuel Hermosilla Suchite de dos meses de edad ocurrida el 19 de mayo del 2022 por falta de atención médica oportuna” comunicado Laguna Larga.

Escuela construida por padres de familia del campamento Laguna Larga. Foto: Red Mesoamericana de Radios Comunitarias.

Entrevista a Edwin López

Edwin López es alcalde auxiliar del campamento de Laguna Larga, es uno de los dirigentes comunitarios que brinda su tiempo y ha estado de lleno en el proceso para una posible reubicación, que desde el año 2017, han estado buscando con el acompañamiento del bufete para derechos humanos, organizaciones sociales y campesinas ante las instituciones estatales y el gobierno de Guatemala.

Conferencia de prensa, cinco años en el campamento de Laguna Larga. Foto: Red Mesoamericana de Radios Comunitarias.

¿Cuáles han sido los avances hasta ahora en el año 2022, que ha pasado?

– Desde la fecha del 2017 en el mes de junio fuimos desplazados, no hemos tenido mucho avance en el proceso de la tierra aun, hasta este 2022, seguimos esperando que el Estado nos dé una pronta solución con el proceso debido sobre la tierra, sobre los avances, el único avance más inmediatos que ha habido son las medidas cautelares que se otorgó en septiembre del año 2017, pero seguimos aquí en el desplazamiento en la línea fronteriza de Guatemala y México, siempre con la esperanza que un día el Estado de Guatemala, nos dé una tierra para trabajar, porque nosotros de ella vivimos, ahí sembramos la semilla y que produzca para tener el pan de cada día, pero aun el Estado de Guatemala sigue con la propuesta de que aun esperemos un poco más pero ya nos cansamos de estar esperando, ya tenemos cinco años y no hay nada claro para nosotros, todo el Estado ha sido una mentira de el para nosotros.

Nos ofrecen fincas, pero no es real, porque al final cuando vamos a verlas no son tierras aptas para trabajar y las partes que son buenas para la agricultura no las tienen a la venta, nos niegan esas partes nos quieren dar tierras pero que no son aptas para el cultivo, entonces para nosotros como desplazados de la comunidad Laguna Larga es un cansancio.

¿Cuántas fincas han ido a ver y nos les ha parecido?

– En el año 2018 fuimos a ver la finca el frutal, ubicada en Poptun Petén, una finca con tierras infértiles, ni siquiera el monte natural crece, solo zacate crece. En el año 2021 fuimos a ver cinco fincas, que es una de ellas la Bota, la otra el Venado, otra se llama el Maná, otra que se llama Monte Sion y la otra finca se llama Doña Mercedes. Pero ninguna de ellas pudimos aceptar, por lo cual tres de ellas las descartamos y en la segunda visita fuimos a la Bota y al Venado. Que son las dos que están muy cerca una de la otra, al final cuando quisimos entrar a un diálogo para el negocio, nos pusieron peros diciendo que el casco de la finca de la Bota, donde están unas casas pegadas al río, por ejemplo, esa no se vende, no está en venta, nos recortaron un poco la tierra y no teníamos acceso al río, si aceptábamos esa finca.

Igual con la finca el Venado, pensamos también en negociar, pero también nos dijeron que el río no era de la finca, también en el casco de la finca donde hay un pozo mecánico dijeron que no lo venden, entonces nos sigue pareciendo que el Estado nos está engañando, él quiere que nos cansemos y nos dispersemos cada quien, pero no es así, aquí vamos a estar haciendo resistencia, para no perder la lucha que hemos estado haciendo desde el año 2017 hasta el año 2022, no nos queremos ir de acá hasta que el Gobierno nos pague todos Derecho Humanos que el Estado mismo nos violó y que nos de la solución, porque es su deber darnos una tierra para trabajar.

¿Cuál es el llamado que usted le haría al Gobierno y a la población en general?

– El llamado que le puedo hacer yo al Estado de Guatemala y al Gobierno de Alejandro Giammattei, tque nos dé solución al caso, que también sea constante con el tema de la salud, en el tema de la salud nada más el que esta, un poco vigente acá que nos visita cada mes o cada dos meses es Malaria, es quien combate el paludismo, por el lado mexicano ellos le llaman vectores del paludismo nos apoyan día a día, tienen más o menos como un año de venir acá día a día.

Campo de fútbol de la escuela, construidas de material perecedero en el campamento. Foto: Red Mesoamericana de Radios Comunitarias.

En el campamento carecemos de la medicina, también con el tema del agua, que el Gobierno de Guatemala se ponga la mano en el pecho y que piense que también somos seres humanos, que nos mande médicos, doctores o enfermeros acá al campamento que nos vengan hacer chequeos de cuerpos a los ancianos, a los niños porque hay bastantes enfermos por el consumo del agua contaminada de la laguna, entonces no es justo que siendo guatemaltecos, estemos abandonados definitivamente, porque no hay nada claro para nosotros.

También que él sea un poco más gentil, para que él se organice con sus instituciones que tiene en el país, que no nos sigan mintiendo y que en verdad nos den una finca donde tenga unas tierras aptas para trabajos, que tenga una tierra fértil, nosotros como personas desplazadas, tenemos el derecho de un pedazo de tierra, pues él nos quitó acá en Laguna Larga, que nos devuelva la tierra y que sean buenas como las que teníamos acá para trabajar.

Desde el grupo de comunitarios y equipo que visitó el campamento, realizó una serie de actividades con la niñez y personas adultas. Foto: Red Mesoamericana de Radios Comunitarias.
Las dinámicas y juegos, sacaron algunas sonrisas en el campamento Foto: Red Mesoamericana de Radios Comunitarias.

Texto publicado originalmente desde la Red Mesoamericana de Radios Comunitarias.

COMPARTE