Agricultura campesina una salida a la crisis alimentaria en medio del COVID-19

COMPARTE

Créditos: 1 Nu9xkN8rZTdVdrHz7_hDQg

Por Rony Morales

Los agricultores y agricultoras familiares podrían estar en capacidad de garantizar la provisión de alimentos sanos para las familias urbanas y rurales de Guatemala y con ello evitar una crisis alimentaria de inmensas proporciones.

El sector de la población organizada presentó su propuesta de agricultura familiar indígena y campesina. Una oportunidad para que la población guatemalteca pueda enfrentar la crisis alimentaria generada por la COVID-19, así lo manifestaron las organizaciones del Frente Campesino de Ixmulew.

Fotografía Sandra Calel, UVOC.

Durante una video conferencia de prensa, emitida el martes 28 de abril a las 9 de la mañana, líderes campesinos dijeron que en el campo continúa el poco acceso a la tierra, la criminalización, los desalojos, la inseguridad y la contaminación y destrucción de los recursos naturales. Los efectos, explicaron, tienen consecuencias para la salud de las personas que viven en las comunidades. Agregaron también, que la falta de políticas de apoyo a la economía campesina y la violencia ejercida contra ellos sigue en medio de la pandemia global provocada por el coronavirus.

Daniel Pascual, del Comité de Unidad Campesina (CUC), se refirió a la precariedad de los servicios de salud en territorios campesinos e indígenas, a la falta de acceso de agua para el consumo humano y otros servicios básicos que hace imposible prevenir el contagio. “Nunca como ahora es tan clara la relevancia de la agricultura a pequeña escala y el aporte estratégico de las familias campesinas. En esta crisis producida por la COVID19, muchas familias guatemaltecas en el campo y las ciudades están abasteciéndose y alimentándose con lo que las y los pequeños agricultores y los pueblos indígenas producimos”.

Una semana antes, los dirigentes campesinos sostuvieron una reunión en casa presidencial con César Guillermo Castillo Reyes, vicepresidente de la república de Guatemala, en la que presentaron una propuesta en la que plantean que se termine la persecución política de comunitarios, los desalojos de las familias campesinas y la reactivación y fortalecimiento de la agricultura familiar y sistemas agroecológicos del país que se necesitan para mantener los alimentos en la mesa de los guatemaltecos. El acuerdo alcanzado el 22 de abril, contempla que las familias campesinas serán tomadas en cuenta para la reactivación de la economía campesina y que se mantendrá un diálogo con la vicepresidencia.

Para Leocadio Juracán, miembro del Comité Campesino del Altiplano (CCDA), es necesario que el Estado transforme la concepción paternalista que tiene sobre las familias campesinas y las comunidades indígenas. Durante la conferencia de prensa virtual demandó que se les deje de ver como sujetos de asistencia social o meros “beneficiarios”.

Juracán agregó que las comunidades indígenas son sujetos económicos que sostienen la economía local; son productoras y productores que abastecen el mercado nacional de alimentos; somos ciudadanos plenos.

Durante la transmisión, Omar Gerónimo, de la organización Nuevo Día, resaltó la importancia que tiene el Ministerio de Agricultura Ganadería y Alimentación (MAGA) en la rectoría de la producción agropecuaria, otorgando prioridad a la producción de alimentos, orientando los fondos disponibles y el personal técnico y de extensión a este propósito, tomando en cuenta a las organizaciones de las y los productores a pequeña escala existente en los territorios.

Por su parte, Carlos Morales, de la Unión Verapacense de Organizaciones Campesinas (UVOC) señaló que el sector campesino al que representa no está de acuerdo con la decisión del presidente Alejandro Giammattei de cerrar la Secretaría de la Paz (SEPAZ) y de la Secretaría de Asuntos Agrarios (SAA), porque en su opinión son dos entes donde en donde se encuentran varias peticiones de los pueblos indígenas.

El frente campesino de Ixmulew está conformado por el Comité Campesino del Altiplano (CCDA), la Central de Organizaciones Indígenas Campesinas Ch’orti’ Nuevo DIA, el Comité de Unidad Campesina (CUC) y la Unión Verapacense de Organizaciones Campesinas (UVOC); y en medio de la crisis presentaron una propuesta que persigue ofrecer a la sociedad guatemalteca su aporte al esfuerzo nacional para superar la crisis y transformar la realidad nacional y agraria, propósito que, afirmaron, puede hacer coincidir a los guatemaltecos más allá de las diferencias que se puedan tener.

Autoría y edición

COMPARTE